martes, 20 de junio de 2017

Así fue la entrega del aeropuerto de Barajas el 29 de marzo de 1939

Imagen tomada solo dos semanas después de la Guerra
Civil
Al estallar la Guerra Civil el aeropuerto de Barajas no era ni una mínima parte de lo que conocemos actualmente. En realidad en julio de 1936 llevaba muy poco tiempo funcionando, en concreto empezó en 1931, aunque los primeros vuelos comerciales no despegarían hasta 1933.

Antes de entrar en materia y analizar como se desarrolló la entrega de las instalaciones a las tropas de Franco el 29 de marzo de 1939, queremos abordar un suceso que nunca hasta la fecha había salido a la luz y que estaba directamente relacionado con el aeropuerto de Barajas. Se trata de relatar el triste desenlace que sufrió durante los primeros meses de guerra el alma máter, fundador e ingeniero principal del aeropuerto, el teniente coronel Rogelio Sol Mestre. Originario de Lleída, este ingeniero militar había vendido en el año 1929 un total de 164 hectáreas que tenía en su propiedad al Gobierno de la República para que levantara un campo de aviación en la zona de Barajas.

 A los pocos meses de comenzar la guerra, Rogelio apareció asesinado en una carretera de Vallecas el 12 de noviembre de 1936. Junto a él también apareció el cuerpo sin vida de Felipe  Gómez-Pallete, también teniente coronel de Ingenieros cuyo hijo llegó a ser médico personal de Azaña (que luego se suicidaría en Francia en 1940). Tanto Gómez-Pallete como Rogelio Sol eran considerados reaccionarios y derechistas. En los archivos de la Audiencia Provincial de Madrid hay un sumario judicial con la investigación de estas muertes.

Esquela tras la guerra de Rogelio
Ahora centrémonos en la razón de ser de este artículo  que es la forma en la que se produjo la entrega de Barajas a las tropas de Franco.  Lo primero que hay que destacar es que en marzo de 1939, tras producirse el golpe de Casado, el General Hidalgo de Cisneros dejó de ocupar la jefatura de las Fuerzas Aéreas de la República. De hecho, el militar vitoriano se marchó de España el 05 de marzo junto a Negrín y otros miembros destacados del PCE dejando desvalidos a un sinfín de mandos, jefes de escuadrilla y pilotos que confiaban en la capacidad de mando y carisma de Hidalgo de Cisneros. 


Tras el triunfo del Coronel Casado sobre los comunistas en la zona republicana solo quedaba negociar el fin de la Guerra Civil y la entrega del armamento a las fuerzas de Franco. Como sabrán nuestros lectores, el día 23 de marzo de 1939 se mantuvo una negociación secreta en la base aérea de Gamonal (Burgos) entre emisarios republicanos y militares franquistas para pactar la entrega de la capital y poner punto final a la guerra. Una de las exigencias de los nacionales durante aquella negociación era la entrega inmediata de la aviación republicana, como tarde, el 25 de marzo. Se solicitaba que todas las aeronaves del Frente Popular aterrizaran en los aeródromos franquistas de Navalmoral, Cáceres, Badajoz, Mérida, Córdoba, Getafe, Griñón, Velada (Talavera) y Teruel.

La reunión en Gamonal fue tensa. Los emisarios republicanos que participaron en aquel encuentro fueron el teniente coronel Antonio Garijo Hernández y el Comandante Leopoldo Ortega Nieto. Ambos llegaron hasta Gamonal pasadas las 11.00 de la mañana a bordo de un Douglas DC-1, acompañados por tres agentes del SIPM (Servicio de Información y Policía Militar del bando nacional) que trabajaban como infiltrados en Madrid. Sabemos la identidad de dos de estos tres agentes del SIPM, José Centaño de la Paz y Enrique Guardiola. Los emisarios republicanos fueron recibidos por el teniente de aviación Juan Ignacio Pombo, famoso aviador que consiguió unir Santander y México el 13 de mayo de 1935. 
Segismundo Casado

Tanto Garijo como Ortega comunicaron a los representantes del bando nacional que realizar la entrega de toda la aviación republicana en apenas dos días era "casi imposible". De todas formas dijeron que esta exigencia la expondrían ante sus superiores del Consejo Nacional de Defensa en cuanto llegaran a Madrid. Volvieron a la capital pasadas las 17.00h y en el mismo aeropuerto de Barajas comunicaron a los ayudantes más próximos de Casado que la entrega de la aviación era uno de los requisitos más relevantes que habían solicitado los nacionales durante la negociación. 

El Consejo Nacional de Defensa debatió durante la madrugada del 23 de marzo las peticiones de los franquistas en la reunión de Gamonal y todos los presentes coincidieron en la imposibilidad de entregar el día 25 toda la aviación. Por un lado era realmente complicado preparar una entrega completa y por el otro, los aviones eran la mejor vía de escape para abandonar España por parte de personas comprometidas. 

Con el objetivo de retrasar los plazos de la entrega de la aviación, Casado solicitó una nueva reunión con los oficiales franquistas para el 25 de marzo, fecha en la que ya se tendría que haber entregado la aviación. Según un informe interno del SIPM nacional, las Fuerzas Aéreas de la República contaban a finales de marzo con un total de 138 aviones: 12 bombarderos, 54 naves de reconocimiento y bombardeo ligero, 45 de caza y 27 de transporte desplegados en Albacete, Alicante, Ciudad Real, Cuenca, Madrid, Murcia, Toledo y Valencia. 

Finalmente el 25 de marzo de 1939 se celebró una nueva reunión entre franquistas y republicanos en Gamonal: los participantes en aquel encuentro fueron los mismos que en el encuentro del día 23. Curiosamente, Antonio Garijo y Lepoldo Ortega estuvieron a punto de perder la vida antes de partir rumbo a Gamonal ya que un grupo de comunistas pretendían atentar contra ellos en las inmediaciones de Barajas donde iban a coger el Douglas para desplazarse de nuevo a zona nacional. Las fuerzas de seguridad del Consejo evitaron lo que hubiera sido una tragedia. Los emisarios republicanos llegaron más tarde de lo previsto al segundo encuentro en Gamonal, aterrizando pasadas las 15.00.
Caza Polikarpov en la Guerra Civil

Durante la reunión los representantes nacionales se mostraron indignados con el Consejo Nacional de Defensa por no haber entregado la aviación el día y a la hora acordada. La conversación se cortó de manera abrupta por orden de Franco, "harto de tantas dilaciones", según explica Ricardo de la Cierva en su libro 'Agonía y Victoria'. Franco estaba dispuesto a llevar a cabo una ofensiva , en cuestión de horas, de gran tamaño que terminaría finiquitando la contienda.

Durante la conversación, el Coronel Ungría (jefe del SIPM) les preguntó a los republicanos de manera maliciosa si la aviación tenía previsto "venir esta tarde a nuestra zona". Garijo contestó que no sería posible "por el mal tiempo", así como por "no tener en la mano todos los aparatos". Sin embargo sí hizo saber que el jefe de las Fuerzas Aéreas estaba dispuesto a ser él quien se entregase con el personal de su confianza, pero no respondía de los demás aparatos por el temor de que las tripulaciones, una vez en el aire, se expatriasen". También dijo que "honestamente", no creía que la entrega de la aviación se pudiera llevar a cabo en la fecha indicada por "dificultades de orden técnico", teniendo en cuenta la serie de aparatos que tiene: supermosca, mosca, chato, natacha, katiuska, así como el despligue de estas fuerzas que precisaban hacer escala para llegar a los campos señalados.

Garijo afirmó que la Fuerza Aérea Republicana estaba teniendo grandes dificultades para asegurar el "paso completo" de toda la aviación a zona nacional. De hecho, relató un incidente que se produjo en el campo de aviación de Totana donde desertaron tres aparatos tipo 'Dragon' con veinte persoans a bordo. "Estos aparatos fueron puestos en marcha por amenazas de elementos comunistas al jefe del aeródromo", afirmó Garijo.
Ministerio de HAcienda a principios del siglo XX

Garijo y Ortega trataron de ganar tiempo diciendo que su regreso a Madrid podría ser peligroso ya que las condiciones metereológicas para volar eran totalmente adversas: había ventisca en Somosierra y la luz es escasa para hacer la vuelta con todas las garantías. Con todo, el Cuartel General de Franco ordenó a los emisarios republicanos que partieran inmediatamente, rompiendo de esta manera todas las negociaciones. 

Tras regresar los negociadores a Madrid, el Consejo Nacional de Defensa celebró una nueva reunión de urgencia en los sótanos del Ministerio de Hacienda que empezó a las 23.30 y que todavía estaba presidida tanto por el General Miaja como por el Coronel Casado. Allí se analizó la situacion y Casado informó a los presentes de que otros seis cazas republicanos habían desertado. La reunión terminó a las 24.15 y se tomó la decisión de pedir a los agentes del SIPM franquista emboscados en la capital que transmitieran por radio el siguiente mensaje de manera "urgentísima": 

"Mañana lunes se entregará toda la aviación. Rogamos fijen hora. Imposible hoy por servidumbres tecnicas".

 Este mensaje fue recibido por los escuchas del SIPM en la localidad de Torre de Esteban Hambrán a las 02.15h de la madrugada y descifrado a las 02.40. Este no fue el único mensaje que los agentes nacionales enviaron desde Madrid aquella madrugada a petición del Consejo Nacional de Defensa. Pasadas las 03.00h los escuchas volvieron a recibir otro mensaje cifrado que decía:

 "Ampliamos radio anterior para manifestar que tal vez sea posible la entrega de la aviación en la tarde de hoy. En este caso se comunicará oportunamente".

Pese a la insistencia del Consejo de enviar estos mensajes, Franco ya había tomado una determinación horas antes. A las 20.15h (coincidiendo con la llegada a Madrid de Garijo y Ortega) del 25 de marzo el General ya había transmitido a sus tres ejércitos la orden de realizar la última operación militar a gran escala para finiquitar la guerra. 
Exhibición tras la Guerra Civil

El día 26 amaneció nublado sobre Madrid y tanto en la Casa de Campo como en Ciudad Universitaria algunos soldados ya empezaron a confraternizar, conscientes de que la guerra había terminado. El Consejo Nacional se reunió por última vez en Madrid, en esta ocasion sin Miaja que ya se había marchado a Valencia.  Fue una última reunión puramente ceremoniosa ya que no se tomaron decisiones de interés más allá que informar al pueblo de Madrid por radio de la situación. 

Durante la noche del 26 al 27 de marzo, la Quinta Columna empezó a trabajar en Madrid ya de una manera visible controlando las principales líneas de abastecimiento de la capital así como el subsuelo y el transporte público. Precisamente el día 27 fue una jornada de despedidas ya que los principales miembros del Consejo Nacional realizaron un último discurso por radio antes de abandonar Madrid y dirigirse a Valencia. 

El 28 de marzo Madrid estaba plagado de banderas blancas en los balcones y terrazas. Casado realizó uno de los últimos vuelos de un avión republicano trasladándole desde el aeródromo de Algete (todavía republicano) hasta el aeropuerto de Manises en Valencia. Según hemos podido leer en el magnífico blog http://aerodromoalgete1936-39.blogspot.com.es/ la marcha de Casado de Madrid fue a través de un avión Douglas que estaba semioculto entre unos árboles de la finca 'Soto Heredad de la Torre' situada en el noroeste del aeródromo. Muy recomendable la lectura de este blog al que nos referimos para conocer de primera mano como fue la triste marcha de Casado de la capital. En el mismo avión también viajaban José García Pradas (interesante testimonio describiendo la llegada hasta Algete), Eduardo Val y Manuel Salgado Moreira.

Justo este día 28 se celebró en el aeropuerto de los Llanos en Albacete una reunión crucial entre los principales jefes de la aviación republicana entre los que estaban los coroneles Antonio Camacho Benítez (jefe de aviación de los Ejércitos del Centro y del Sur), Manuel Cascón Birega (jefe de aviación y máximo responsable de los Llanos) y los tenientes coroneles Luis Alonso Vega y Leocadio Mendiola Núñez. En el encuentro se acordó que los aviones volaran a Barajas al día siguiente (29 de marzo) y no a Griñón como se había pensado con anterioridad. Se dio libertad a los pilotos de entregarse voluntariamente o expatriarse fuera de España. Los tres mandos, salvo Manuel Cascón, decidieron exiliarse abandonando España en los pocos katiuskas que quedaban en los Llanos. 

Sin embargo hubo otros jefes republicanos que decidieron entregarse en Barajas tanto ellos a título particular como sus escuadrillas. Fue el caso de Francisco Hernández Chacón que rindió casi íntegramente al grupo 30 de Natachas junto a los jefes de la 3º y 4º escuadrilla con un total de 16 tripulaciones. El investigador militar Jesús Salas Larrazabal se carteó mucho años después de la Guerra Civil con Francisco Hernández Chacón que le contó como fue el último vuelo de los Natachas de su grupo. 
Conversación ente Franco con el jefe
de la Legión Cóndor

Según este testimonio, antes de volar desde Albacete hasta Barajas, las tripulaciones decidieron pintar de blanco las banderas de los timones y las franjas de fuselaje. El objetivo era que los cazas franquistas les permitieran entregar las naves con total seguridad en el aeropuerto madrileño de Barajas. Según la versión de Chacón “fue el servicio más desagradable, anodino y acaso peligroso de toda la guerra”. Dijo que varios de sus compañeros les aconsejaban que se fuera a Argelia ya que podían correr el riesgo de ser fusilados en Barajas. 

Lo cierto es que el viaje hasta Barajas de la 3º escuadrilla empezó con el peor de los augurios. Uno de los aviones que estaba pilotado por el teniente Bartolomé Munuera Vera se estrelló en Albacete poco después de su despegue. Según varios testimonios, el teniente Munuera se le ocurrió efectuar “un picado violento” con el objetivo de dar una “espectacular pasada sobre el terreno”. Por desgracia para él, el plano derecho del avión se desprendió y entró en barrena. Munuera (que no era militar profesional) no consiguió hacerse con el control y el natacha cayó contra el suelo. El avión se incendió pero tanto él como su observador, Miguel Mulet Alomar, pudieron salir por su propio pie de la nave malheridos. Ambos fueron trasladados al hospital de Albacete: Munuera moriría horas más tarde mientras que Mulet consiguió sobrevivir pero con una importante cojera en la pierna. 

A día de hoy nadie sabe por qué Munuera realizó aquel movimiento tan extraño que le costó la vida. ¿Quería disfrutar de su último vuelo como aviador antes de entregarse? o ¿pretendía quitarse la vida? Eso nunca lo sabremos.

Los natachas de Chacón no fueron los únicos que viajaron hasta Barajas para entregarse. También decidió volar hasta allí desde Albacete la 2º escuadrilla del grupo 16 de chatos con el capitán Francisco Viñals al frente y el teniente Joaquín García Calvo. 

En Barajas se entregaron un total de 39 tripulaciones republicanas. Veamos como describe el teniente Joaquín Calvo Diago, uno de los que se entregaron, su llegada a Barajas junto a Viñals:

"Aquella mañana, la del 29 de marzo, llegamos a Barajas los pilotos de tres de las cuatro patrullas que componían dos escuadrillas de 12 aviones. Veníamos a entregarnos por orden de nuestros mandos. En Barajas no había ni un alma. Serían las nueva. Yo podía haberme marchado a mi casa y desaparecer pues vivía en Canillejas pero decidí quedarme. Al poco llegaron dos aviones alemanes Messerschmitt, de uno de ellos descendió uno de los jefes de la Legón Cóndor, Wolfran Von Richtoffen, sobrino del famoso Barón Rojo, as de la aviación alemana en la I Gerra Mundial. Se dirigió a nosotros con la frase: 'Ayer enemigos, hoy amigos'. Fue muy amable. Los alemanes estaban fascinados con los chatos, nuestros cazas biplanos Polikarpov I-15 con cuatro ametralladoras tras el motor único. Su maniobrabilidad les tenía seducidos.Nos pidió verlos. Yo le acompañé. Luego le pedí ver su avión y me lo enseñó. Mientras nuestros aparatos tenían los mandos hechos con bolitas de madera, los alemanes eran de ámbar y otras lindezas. Poco después llegó el infante Alfonso de Orleans, uno de los jefes de la aviación de Franco. Me presenté a él militarmente y entonces me espetó: 'Pero si tú eres un mierda y un mocoso'. Yo tenía 19 años y un aspecto aniñado"
Poco después de la llegada de estos dos aviones alemanes a Barajas hizo entrada un avión nacional con un alferez a bordo que repartió agua y algo de leche condensada entre las tripulaciones republicanas. Después, como ya se ha dicho, llegaría Alfonso de Orleans que ordenaría a los republicanos formar junto a la pista de aterrizaje y pidió que los jefes de escuadrilla que dieran un paso adelante. Según varias versiones Alfonso de Orleans insultaría a los responsables de estas escuadrillas, versión que se parece a la facilitada por Calvo.
Libro dedicado a Arquímides Gómez

Los pilotos republicanos, ya en calidad de prisioneros, pasaron la noche en Barajas y fueron trasladados al día siguiente hasta la cárcel Porlier y no hasta Alcalá de Henares como estaba previsto. Entre los pilotos que se entregaron se encontraba un maestro de escuela albaceteño llamado Arquímides Gómez Palazón, que durante la Guerra Civil había hecho un curso de piloto en la Unión Soviética. Llegó a ser jefe de escuadrilla del grupo 24 de katiuscas y estuvo a las órdenes directas de Leocadio Mendiela. Fue juzgado en julio de 1939 y trasladado posteriormente a Valencia donde fue sometido a un Consejo de Guerra, junto a otros 32 aviadores republicanos, que le condenó a muerte. Fue fusilado el 09 de noviembre de 1939 en el cementerio de Paterna, sin embargo al resto de sus compañeros les conmutaron la pena por cadena perpetua. A día de hoy sigue siendo un misterio el fusilamiento de Arquímides Gómez y la salvación de sus compañeros. 

También fue fusilado al terminar la guerra el responsable de la aviación republicana que había decido entregarse, el coronel Manuel Cascón que pudo haber escapado con otros altos oficiales a Argelia pero que prefirió quedarse en España asumiendo "todas las consecuencias". Fue juzgado el 20 de julio de 1939 y durante la sesion, cuando el fiscal se refirió a él como "coronel de la Aviación roa", Cascón le replicó e la siguiente manera: "De ninguna manera. Soy coronel de la aviación republicana. Yo no me rebelé nunca. Quiénes os habéis rebelado habéis sido vosotros". Murió fusilado en Paterna el 3 de agosto de 1939.

Terminada la Guerra Civil, también fue juzgado en Valencia Joaquín Calvo Diego, el teniente republicano que tuvo el encontronazo con Alfonso de Orleans en Barajas. Se le acusó de haber asesinado al aviador nacional Carlos de Haya al que se había enfrentado en la Batalla de Teruel y que moriría en combate en 1938. La esposa de De Haya declaró como testigo de cargo en el juicio y destacó que a su marido "no le habían asesinado sino que había muerto en combate". De esta manera Joaquín Calvo pudo salvar la vida, permaneciendo solo tres años en prisión. La Democracia le reconoció en 1984 el grado de Coronel y en sus últimos años y hasta 2010 fue presidente de la Asociación de Aviadores de la República. 

Fuentes consultadas

- 1939, Agonía y Victoria, Ricardo de la Cierva
- Así cayó Madrid, Segismundo Casado
- Ases de la aviación republicana, Rafael A. Permuy López
- Arquímides López Palazón, un Quijote con alas rojas, Otelo Fuentes
- Hemeroteca ABC
- Biblioteca Virtual de la Defensa
- Hemeroteca Nacional
- Causa General
- Blog: Aeródromo de Algete 1936-1939